Libertinaje sexual

El orgullo en nuestra vida nos impide ver lo que realmente hay en nuestros corazones, de tal manera que hoy día muchos no quieren llamar pecado a su forma de actuar, la cual va en contra de las leyes de Dios y han optado por llamar al pecado simplemente como un error o una equivocación. Siguiendo la corriente de este mundo muchos jóvenes ya no desean casarse y un alto porcentaje de parejas viven “el amor libre” Lo que hace que la familia este en un gran peligro, sobre todo los hijos que crecen desorientados sin padre o sin madre, o a veces con dos madres o dos padres. Qué futuro les espera a esos niños sin un ejemplo sano de lo que es una familia según el diseño de Dios.

DIOS TE AMA

No importa tu origen, tu nacionalidad, sexo, etc.. Tu eres una creación de Dios, por lo cual existe un vacío en el corazón de todo ser humano, que solo el amor de Dios puede llenar, es por esa razón, que muchas personas tratan de llenarlo con cosas, filosofías, o huecas sutilezas que nunca podrán dar paz, gozo y el genuino amor de Dios al corazón, y es porque fuimos creados a Su imagen, conforme a Su semejanza.

Por Qué Hay Que Interceder?

Cuando Dios creó al mundo lo hizo todo perfecto y bueno y lo dio a Adán y a Eva en posesión, con la sola limitación de no comer de la fruta prohibida (Génesis 2:16-17). Satanás, que ya existía como el ángel caído por haber pretendido ser como Dios (Ezequiel 28:1-19), estaba desde entonces rondando para destruir Su Obra y tomando la forma de una serpiente tentó a Eva a comer la fruta prohibida; ella se la dio a Adán y él con ese acto no sólo traicionó la confianza de Dios desobedeciéndolo, sino que entregó al dominio de Satanás lo que le pertenecía: el mundo (2 Cor. 4:4). El diablo y sus huestes de espíritus malignos viven en lo que corresponde al mundo: las regiones celestes (Efesios 6:12). El es el príncipe de la potestad del aire (Efesios 2:2), el gobernador de las tinieblas de este siglo (Efesios 6:12).

Intercesión Por Las Naciones, Los Gobernantes, La Iglesia y sus Ministros

El destino de una nación puede cambiar por medio de la intercesión.
Por: Marta Pilón de Pacheco

a. Intercesión por las Naciones:
El Señor nos dejó una Gran Comisión: “Id y haced discípulos a todas las naciones…” (Mateo 28:19). No podemos ir personalmente a todas las personas del mundo, es físicamente imposible, pero sí podemos interceder en oración para que el Señor haga llegar obreros a donde se necesite, allane los caminos y abra las puertas, para que Su Palabra sea oída y todos se hagan sus discípulos o seguidores. Al cambiar la gente, cambiarán los países y sus gobiernos, alcanzaremos la unidad en Cristo y entonces tendremos paz.

El Poder De La Oración

Una mujer pobremente vestida, con un rostro que reflejaba tristeza, entró a una tienda. _La mujer se acercó al dueño de la tienda y, de la manera mas humilde, le preguntó si podía llevarse algunas cosas a crédito. Con voz suave le explico que su esposo estaba muy enfermo y que no podía trabajar; tenían siete niños y necesitaban comida.

El Intercesor

¿Siente usted deseo de pedirle a Dios por esas causas, rogándole perdón y misericordia para esos pecados ajenos? Si así es, usted es un intercesor

¿Ha sentido usted dolor por alguna persona, aunque sea pecadora? ¿Le duele la situación de su país? La del mundo? ¿La violencia, guerra, delincuencia, los secuestros y asaltos, la drogadicción, el incesto, la prostituciòn, el lesbianismo y homosexualidad, adulterio, aborto, abuso contra los niños, corrupción a todos los niveles, miseria, hambre, suicidio, engaño, etc.)

El Ayuno

Mateo 9:14-15 “Entonces vinieron a él los discípulos de Juan, diciendo: ?Porqué nosotros y los fariseos ayunamos muchas veces, y tus disciípulos no ayunan? Jesús les dijo: ?Acaso pueden los que están de bodas tener luto en tanto que el esposo está con ellos? El tiempo al que se refería Jesús en este versículo es ¡AHORA! El “esposo” nos ha sido quitado. Jesús ascendió al cielo y ahora es el tiempo indicado para que la Iglesia ayune en preparación para Su venida… para ¡el Día del Señor!

Cómo Orar Por Nuestros Hijos

Nosotras las madres podemos ser unas intercesoras poderosas a favor de nuestros hijos. Usualmente los hijos saben acerca de Dios por sus madres, y aprenden a orar desde pequeños con ellas.

Permita Dios que podamos aceptar el reto de orar por nuestros hijos, nietos, sobrinos, así como por otros hijos que Dios nos ponga en nuestro camino. No importa la edad que tengan, Dios les ama y no quiere que ninguno se pierda.

Tus hijos son un regalo de nuestro Padre, como una expresión tangible del amor de Dios por ti… déjate discipular por Cristo, y pídele… “Señor, enséñame a orar” (Lucas 11:1). Entonces persevera en la oración y un día, quizás, escuches estas maravillosas palabras “Mamá… gracias… ¿Yo sabía que estabas orando por mi!.

1 2 3